martes, 3 de noviembre de 2015

A 35 años de su muerte el legado cultural de César Rengifo está vivo

César Nerio Rengifo Cadenas, exponente de las artes plásticas, el teatro y el muralismo, nació en Caracas el 14 de mayo de 1915 y se convirtió en uno de los más importantes artistas venezolanos del siglo XX.
Formado desde 1929, con tan solo 14 años, en la Academia de Bellas Artes —espacio ubicado entre las esquinas de Veroes a Santa Capilla— Rengifo aprendió técnicas de dibujo, pintura y escultura, al tiempo que se codeaba con otros grandes creadores de su generación como Pedro León Castro, Ventura Gómez y Pedro Blanco.
Al vivir el régimen dictatorial impuesto por Juan Vicente Gómez y siendo un hombre sensible vinculado con el pueblo y con el sentir de los más necesitados, este artista de múltiples facetas se relaciona con la política y emprende una lucha por la justicia social y las ideas socialistas. Fue militante en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) desde su fundación, en 1931.
Luego de recibir su título en la Academia, Rengifo parte rumbo a Chile para hacer estudios superiores con una beca que terminaría rechazando para emprender un nuevo viaje hacia México. Allí, se inscribe en el partido comunista de ese país y, mientras trabajaba en la producción y distribución de afiches y volantes de propaganda, conoce y se involucra con el muralismo mexicano, corriente de la cual aprendería técnicas que próximamente emplearía en murales que aún se exhiben en Caracas.
Siete años después, el artista regresa a Venezuela e inicia su trayectoria como dramaturgo y director teatral, con obras con contenido social basadas en temas como la represión, la pobreza, la lucha por la independencia, la explotación del hombre por el hombre y la resistencia indígena.
De estas piezas teatrales destacan Apacuana y Cuaricurián, ¿Quién se robó esa batalla?, Porque canta el pueblo, Vivir en paz, Lo que dejó la tempestad, entre muchas otras.
César Rengifo murió el 2 de noviembre de 1980 en su ciudad natal, dejando un legado cultural que lo mantiene vivo en el ideario nacional con reconocimientos, lugares emblemáticos y movimientos culturales bautizados con su nombre.
Tal es el caso del Movimiento Nacional de Teatro César Rengifo, creado en 2013 por el presidente de la República, Nicolás Maduro, con el propósito de hacer de la cultura un instrumento para sembrar valores como la solidaridad, el respeto y el amor a la patria entre los niños, niñas y jóvenes venezolanos, y así construir una sociedad de paz, tal como lo procuró Rengifo, integrador de las artes en función de la humanidad y sus necesidades de expresión.